Pinchazos en los ovarios y dolor de riñones

Pinchazos en los ovarios y dolor de riñones

Rotura de quiste ovárico

Los quistes ováricos son pequeños sacos no cancerosos llenos de líquido que pueden aparecer en mujeres con menstruaciones regulares. Son una molestia para muchas mujeres, ya que a menudo provocan síntomas molestos como hinchazón periódica y molestias abdominales. En algunos casos, los quistes ováricos pueden desencadenar dolores sordos y molestos en la zona lumbar.

Hay varios tipos de quistes ováricos. La mayoría se producen como consecuencia del ciclo menstrual normal de la mujer, cuando los folículos ováricos siguen creciendo en lugar de liberar óvulos durante la ovulación. Entre los factores que pueden aumentar el riesgo de quistes ováricos están el embarazo y la endometriosis o los problemas hormonales que afectan a la ovulación.

La buena noticia es que la mayoría de los quistes ováricos desaparecen por sí solos. De hecho, muchos quistes ováricos aparecen y desaparecen sin causar ningún síntoma perceptible. En los casos sintomáticos, las medidas de autocuidado como utilizar una almohadilla térmica para calmar el dolor lumbar y tomar un baño relajante de sales de Epsom pueden ayudar a aliviar las molestias.

Siempre es una buena idea hablar con un médico si experimentas algún síntoma nuevo o inusual que te preocupe. Si el dolor lumbar le dificulta la realización de las actividades cotidianas, es posible que deba acudir a la consulta de su médico. Debe considerar la posibilidad de consultar a un ginecólogo si experimenta otros síntomas de quistes ováricos, que pueden incluir:

  Dolor bajo vientre mujer menopausia

Dolor en el suelo pélvico

La endometriosis es un problema de salud reproductiva que se produce cuando el endometrio -el tejido que se forma dentro de la cavidad uterina cada mes durante el ciclo menstrual- crece fuera del útero.

Este doloroso problema de salud suele afectar a otros órganos reproductores como los ovarios, las trompas de Falopio, el cuello uterino o el exterior del útero. Sin embargo, también puede afectar a otros órganos pélvicos y abdominales, como los riñones, la vejiga, el colon, etc.

Puede formar quistes o una capa fibrosa alrededor de los riñones. También puede afectar a los uréteres, los conductos que conectan los riñones con la vejiga, y se denomina endometriosis ureteral.

Los síntomas de la endometriosis renal suelen parecerse a los de la endometriosis en general. Por ejemplo, el dolor pélvico crónico es el síntoma más frecuente. En el caso de la endometriosis renal, también se puede padecer dolor lumbar en uno o ambos lados del cuerpo.

También es posible no tener síntomas. Los médicos e investigadores médicos creen que la endometriosis a menudo no se diagnostica porque la persona no experimenta síntomas o cree que su dolor es normal.

Quiste ovárico dolor de espalda

La cistitis intersticial (CI) es un trastorno en el que la vejiga (el órgano que almacena la orina antes de expulsarla del cuerpo) está excesivamente sensible y no se encuentran las causas habituales, como una infección. Los principales síntomas son:

El dolor puede producirse en la zona del bajo vientre, la uretra (conducto que transporta la orina desde la vejiga al exterior del cuerpo) o la vagina. Las relaciones sexuales pueden resultar dolorosas para las mujeres que padecen CI. Los síntomas pueden variar desde la simple necesidad de orinar más a menudo hasta dolor intenso y urgencia. El trabajo, la actividad sexual y el funcionamiento social normal pueden resultar difíciles o imposibles. Los síntomas de la cistitis intersticial pueden permanecer invariables o empeorar. Algunos pacientes pueden remitir durante largos periodos.

  Dolor en la caja toracica

Para hacer el diagnóstico, el médico suele empezar con un examen general, que incluye un examen pélvico y un análisis de orina. La orina suele ser normal, sin signos de infección bacteriana. Para un diagnóstico definitivo de CI, suele ser necesario un examen cistoscópico. En este procedimiento, se pone al paciente bajo anestesia general, se distiende (estira) la vejiga con agua y el médico utiliza un dispositivo telescópico (cistoscopio) para observar el interior de la vejiga. El médico también puede tomar una biopsia (una pequeña muestra de tejido) de la vejiga para ayudar a excluir otras afecciones.

Tratamiento de quistes ováricos

Si padece dolor pélvico femenino, acuda a un urólogo lo antes posible. El dolor pélvico femenino puede ser síntoma de diversos problemas de salud, algunos de los cuales pueden ser graves. A continuación se describen algunas de las causas más comunes del dolor pélvico femenino.

Las infecciones urinarias se producen cuando las bacterias entran en el tracto urinario a través de la uretra y se multiplican en la vejiga. Los síntomas de las infecciones urinarias incluyen una fuerte necesidad de orinar, sensación de quemazón o dolor al orinar, orina descolorida o con olor fuerte, dolor pélvico en el centro de la pelvis alrededor del hueso púbico y expulsión frecuente de pequeñas cantidades de orina. Si no se acude al urólogo para tratar la ITU, la infección puede extenderse a los riñones.

  Dolor lumbar irradiado hacia delante

Hay una serie de problemas de salud que pueden producirse en el aparato reproductor femenino y cuyos síntomas incluyen dolor pélvico. Los fibromas uterinos y los quistes ováricos son causas muy frecuentes -y generalmente benignas- de dolor pélvico. El cáncer de ovario también puede causar dolor pélvico junto con otros síntomas graves. Un embarazo ectópico o un aborto espontáneo pueden provocar dolor pélvico y deben ser investigados por un ginecólogo, obstetra o médico inmediatamente. Una enfermedad inflamatoria pélvica es otra causa frecuente de dolor pélvico.

Ana Villaba López

Soy Ana Villaba López, una fisioterapeuta y bloguera especializada en temas de salud. Nacida en España, me gradué en fisioterapia y comencé a trabajar en mi propia clínica. Con el tiempo, descubrí mi pasión por compartir mis conocimientos y experiencias en el campo de la fisioterapia y la salud, y decidí crear mi propio blog.

Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad