Pauta vacunacion hepatitis b adultos

Pauta vacunacion hepatitis b adultos

Calendario de vacunación

Las notas a pie de página de la Figura 1: Manejo de las personas con exposición percutánea o mucosa a una fuente infectada o de alto riesgo y la descripción del texto que acompaña a la figura se han revisado para alinearlas con la figura correspondiente de Protocole d'immunisation du Québec, 5e édition (2009) de la que se adaptó.

Dos antígenos son importantes en la evaluación de las personas con infección por HB y son marcadores de portación de HB: el antígeno de superficie de la hepatitis B (HBsAg), que está presente en la infección aguda o crónica por el virus HB, y el antígeno de la envoltura de la hepatitis B (HBeAg), que normalmente se asocia con cargas virales más altas, mayor infectividad y virus de replicación más activa. El HBsAg puede detectarse en el suero entre 30 y 60 días después de la exposición y persiste hasta que se resuelve la infección.

Las personas en la fase aguda de la HB se consideran infecciosas. En la mayoría de los casos, los anticuerpos contra el HBsAg (anti-HBs) aparecen tras la desaparición del HBsAg y la resolución de la infección. En las infecciones agudas graves por HB, los anti-HBs pueden estar presentes simultáneamente con el HBsAg. La presencia de anti-HBs confiere inmunidad a largo plazo. Además, los anticuerpos contra el antígeno del núcleo de la HB (anti-HBc) aparecerán en personas que hayan estado expuestas al virus. Esto incluye a los que están infectados actualmente y a los que lo estuvieron en el pasado pero han eliminado el virus. Las personas con anti-HBs y anti-HBc no son infecciosas.

  Una persona curada de hepatitis puede contagiar

Vacunación Cdc

La vacuna contra la hepatitis B es una vacuna segura y eficaz que se recomienda a todos los lactantes al nacer y a los niños hasta los 18 años. La vacuna contra la hepatitis B también se recomienda a los adultos diabéticos y a las personas con alto riesgo de infección debido a su trabajo, estilo de vida, situación vital o país de nacimiento. Dado que todo el mundo corre algún riesgo, todos los adultos deberían considerar seriamente la posibilidad de vacunarse contra la hepatitis B para protegerse de por vida contra una enfermedad hepática crónica prevenible.

No se puede contraer la hepatitis B a través de la vacuna. Todas las vacunas contra la hepatitis B que se han utilizado desde 1986 se fabrican sintéticamente, lo que significa que las vacunas contra la hepatitis B no contienen ningún producto sanguíneo. Más información.

Si tiene una infección actual por VHB (HBsAg positivo) o se ha recuperado de una infección pasada por VHB, la serie de vacunas contra la hepatitis B no le beneficiará ni eliminará el virus.  Sin embargo, la vacuna puede proporcionar una protección de por vida a los seres queridos que no tengan hepatitis B y se vacunen lo antes posible. Las pruebas son la única forma de saber si usted o sus seres queridos tienen una infección actual o se han recuperado de una infección pasada.

¿Cuándo se puede hacer la prueba de la hepatitis b?

Entre 880.000 y 1,89 millones de personas viven infectadas por el VHB en Estados Unidos (2,3); dos tercios de ellas pueden desconocer su infección (4). La hepatitis B crónica afecta de forma desproporcionada a las personas nacidas fuera de Estados Unidos; aunque sólo representan el 14% de la población general estadounidense, las personas no nacidas en Estados Unidos representan el 69% de la población estadounidense que vive con infección crónica por VHB (2,3,5).

  Que hepatitis es la peor

Cualquier derrame de sangre (incluida la sangre seca, que puede seguir siendo infecciosa) debe desinfectarse utilizando una dilución 1:10 de una parte de lejía doméstica por 9 partes de agua. Deben utilizarse guantes para limpiar los derrames de sangre.

No todas las personas con infección aguda por VHB presentan síntomas. La presencia de signos y síntomas varía según la edad. La mayoría de los niños <5 años y los adultos inmunodeprimidos recién infectados suelen ser asintomáticos, mientras que entre el 30% y el 50% de las personas ≥5 años presentan signos y síntomas (11). Cuando están presentes, los signos y síntomas de las infecciones agudas por VHB pueden incluir:

La mayoría de las personas con infección crónica por VHB son asintomáticas y no presentan signos de enfermedad o lesión hepática. Sin embargo, algunas personas desarrollan hepatitis crónica (elevación de AST/ALT), cirrosis o carcinoma hepatocelular (es decir, cáncer primario de hígado).

Vacuna contra la hepatitis

La vacuna contra la hepatitis B es muy eficaz. Protege contra la infección por hepatitis B y sus complicaciones, como el daño hepático permanente, que puede conducir al cáncer de hígado y a la muerte. Cuando usted se vacuna, ayuda también a proteger a los demás.

Muchas personas no sufren efectos secundarios de la vacuna. Sin embargo, para los que sí los tienen, los efectos secundarios comunes pueden incluir dolor, enrojecimiento e hinchazón en el lugar donde se administró la vacuna. Algunas personas pueden tener fiebre leve.

  Que hepatitis es la peor

Es importante permanecer en la clínica durante 15 minutos después de recibir cualquier vacuna porque existe una posibilidad extremadamente rara de anafilaxia, que es una reacción alérgica potencialmente mortal. Puede incluir urticaria, dificultad para respirar o hinchazón de garganta, lengua o labios. La probabilidad de que se produzca una anafilaxia verdadera es de aproximadamente 1 entre 1 millón de dosis de la vacuna. Si se produjera esta reacción, el médico está preparado para tratarla. El tratamiento de urgencia incluye la administración de epinefrina (adrenalina) y el traslado en ambulancia al servicio de urgencias más cercano. Si los síntomas aparecen después de salir de la clínica, llame al 9-1-1 o al número local de emergencias. Obtenga más información sobre la anafilaxia en nuestra página de efectos secundarios de las vacunas.

Ana Villaba López

Soy Ana Villaba López, una fisioterapeuta y bloguera especializada en temas de salud. Nacida en España, me gradué en fisioterapia y comencé a trabajar en mi propia clínica. Con el tiempo, descubrí mi pasión por compartir mis conocimientos y experiencias en el campo de la fisioterapia y la salud, y decidí crear mi propio blog.

Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad